Programa de Colaboradores

Mínimos

A partir del Concilio Vaticano II, se ha desarrollado un nuevo concepto de Iglesia en virtud del cual, la Iglesia se percibe a sí misma y se anuncia ante el mundo, como pueblo de Dios y como comunión de creyentes. En esta comunión o en este pueblo todos somos corresponsables, de manera particular los laicos, es decir, el pueblo que no pertenece a la jerarquía. Todo esto queda resumido en la expresión:

“es la hora de los laicos”.

La vida y misión de una Congregación Religiosa es de naturaleza carismática, es decir, surge y se desarrolla a partir de un carisma, concedido por Dios a algunos de sus siervos. En el caso particular de nuestra Congregación de Hijas Mínimas de María Inmaculada, se trata del carisma concedido a Nuestro Padre Fundador el Venerable Siervo de Dios Pablo de Anda Padilla.

Hoy la reflexión y la vida de la Iglesia nos han recordado que el carisma es un don del Espíritu para toda la Iglesia, no para una persona o un grupo en particular.

Propuesta

Iniciar un proceso de participación del Carisma con las/los colaboradores en nuestros centros de apostolado.

Objetivo General

Brindar a nuestros colaboradores un mayor conocimiento de nuestra realidad histórica de Mínimas, para animarlos y entusiasmarlos a mantener vivo nuestro Carisma original.

Objetivos

  • Favorecer a quienes trabajan en nuestros centros de apostolado, el descubrimiento de su vocación cristiana y la respuesta a su llamado, viviendo el Carisma Mínimo.
  • Ofrecer a nuestros Colaboradores una propuesta que dé sentido trascendente a sus vidas y enriquezca su actividad profesional.
  • Asegurar la continuidad y la vitalidad del Carisma y misión Mínimos, independientemente del número y edad de las Religiosas.

En el verano 2012, inicia el Programa de Formación de Colaboradores Mínimos, con siete ejes temáticos: Persona, Fe cristiana, Iglesia, Fundador, Congregación, Espiritualidad propia y Apostolados; mismos que se desarrollan cíclicamente durante tres veranos, con duración de una semana cada uno. A petición de los mismos Colaboradores, a partir del Verano 2017, se incorpora el tema de Mariología.

          Desde la primera generación egresada en el Verano 2014, se han implementado diversos medios para continuar animando, impulsando y fortaleciendo la identidad y misión de nuestros Colaboradores egresados. Uno de estos medios ha sido el encuentro anual, del que por cuestiones de tiempo y distancia no han sido beneficiados todos. Dichos encuentros son promovidos y organizados por los propios Colaboradores egresados, con el apoyo y asesoría de las Hermanas de la institución sede.

A la fecha, han egresado siete generaciones: poco más de 170 colaboradores de nuestros diferentes establecimientos, tanto del área de salud, como de la educación y de nuestros campos de misión; incluidas más de 20 Hermanas que, junto con los colaboradores, han vivido esta experiencia formativa. Nuestros grupos son muy heterogéneos; pues la invitación está abierta a todo el personal que colabora en nuestras instituciones, tanto a los profesionales de los diversos servicios, como al personal de apoyo.

Cada verano hemos constatado con gran satisfacción, que se vive un ambiente de fraternidad, de apoyo mutuo, de intercambio y se crea una sinergia que enriquece y cohesiona a todos los participantes.

¡Juntos construimos y somos la Familia Mínima!