H. MARIA EUGENIA HA PARTIDO A LA CASA DEL PADRE

Quien fue nuestra Hermana.

Nombre civil: MA. DE LA LUZ SÁNCHEZ SOSA
• Nombre en Religión: María Eugenia de Jesús
• Nació en: San Luis de la Paz, Gto., enero 6 de 1941 (83 años)
• Entró a la Congregación: el 8 de diciembre de 1955, tenía 14 años
• Hizo sus primeros votos el día: El 29 de junio de 1958. Casa Noviciado en León

ESTUDIOS
Primaria, Colegio Gonzalo de Tapia, San Luis de la Paz, Gto.
Secundaria, Instituto América, León, Gto.
Normal, Instituto América, León, Gto.
Físico-Química, Anglo Español, en la Cd. de México.
Cursos de Educación Personalizada, en la Cd. de México y Guadalajara.
PRESTÓ SUS SERVICIOS EN:
• Instituto América, León, Gto.(por 3 ocasiones)
• Colegio Luz del Tepeyac, Cd de México (por 2 ocasiones)
• Colegio Jalisco, Colotlán, Jal.
• Casa Central (Segunda y Cuarta Consultora General)
* La Congregación agradece a Dios la vida de Madre María Eugenia que por la ayuda y oración de sus padres (Francisco Sánchez y Ma. Soledad Sosa) apoyaron para que su vocación floreciera a favor de los más pobres y necesitados como nuestro Padre Fundador Pablo de Anda Padilla nos lo encargó.
* Agradecemos a Dios la vida de nuestra querida Madre Maru quien el día 13 de enero, fue llamada a la Casa del Padre.
* Fue fiel al carisma de Nuestro Padre Fundador, viviendo en fidelidad sus
compromisos como consagrada.
* Donó su vida a favor del más necesitado dando respuesta a la voluntad de Dios en el área de educación; siendo recta, emprendedora, creativa, optimista, entusiasta, muy trabajadora, sencilla, alegre, responsable, limpia y ordenada.
* Mostró siempre una gran fortaleza y en los servicios que prestó y que la
Congregación le encomendó, no buscaba reconocimientos propios, sino la gloria de Dios y el bien de sus Hermanos.
* Fue una Hija Mínima de María Inmaculada, amante de su vocación, ejemplo para muchas Hermanas, fiel a sus votos como consagrada, consciente de su Vida Espiritual. Amante de Jesús y de María Inmaculada.
* Fue durante muchos años la que organizaba el Rosario Viviente en el Estadio de León, además de todas las responsabilidades que tenía en la Congregación.
* Era una Hermana que siempre trataba de estar en los actos de comunidad, así en la Capilla, como en las comidas y recreos.
* En la Comunidad procuraba las buenas relaciones entre todas, sabía tratar a cada una con respeto y caridad. Nunca se expresaba mal de ninguna Hermana, ni de ninguna persona.
* No era muy efusiva, sin embargo, siempre trataba a todos con respeto, cariño, alegría y sencillez, por ello fue muy querida y valorada, no sólo en la Congregación, sino por todos sus alumnos y alumnas, que después como exalumnos y padres de familia seguirían expresando su afecto a tan excelente maestra.
* Una gran Maestra, dedicada totalmente a su labor, muy preparada daba sus clases obteniendo la mejor respuesta de los alumnos a su cargo. Exigente en sus clases, pero querida por todos sus alumnos que se daban cuenta de lo que esperaba de ellos. Podía hacer trabajar a los alumnos en cualquier materia que se necesitara, debido a su preparación y creatividad.
* No hacía falta regaños o castigos, bastaba con su presencia para obtener el orden y rendimiento de los jóvenes que recibían sus enseñanzas.
* Fue una Hermana muy inteligente, dinámica, organizada y emprendedora. Nada se le hacía difícil, solucionaba cualquier problema que se le presentara con rapidez y con buenos resultados, manteniéndose siempre sencilla y humilde.
* Prestó un gran servicio a la Iglesia y a la Congregación en todos los cargos que se le encomendaron, por todos los dones con que fue adornada por Dios, siempre preocupada por la instrucción y la buena formación en nuestros Colegios y Casas Hogar, conocedora de los Documentos de nuestra Congregación y de los de la Iglesia que se referían a la educación. Siempre estaba al día en su preparación. Gran ayuda en el Programa de Colaboradores Mínimos a quien también transmitía todos sus valiosos conocimientos.
¡Gracias, Madre Maru! Por tu entrega generosa, por tu testimonio de vida, por tu fidelidad a nuestro Carisma, por haberle dado vida a nuestra Congregación. Que Dios te tenga en su gloria.
Por haber vivido y practicado las virtudes de la sencillez, bondad, espíritu de fe,
disponibilidad, humildad, paciencia y entrega, la Congregación te reconoce como Hija Mínima de María Inmaculada e hija de Pablo de Anda.
La Congregación agradece a su familia, a sus padres, hermanos, sobrinos, por el don de su vida para nuestra Congregación.
Dios les bendiga y a ella la tenga gozando de su gloria. Gracias Madre Maru,
por tu entrega y testimonio de vida en los servicios que prestaste y que, con amor y bondad, siempre atendiste. Gracias por el amor a Nuestro Padre Fundador y a nuestra Inmaculada Madre, gracias por la vida que entregaste en nuestra amada Congregación.
Rogamos la unión de sus oraciones.
León, Gto. 13 de enero del 2024.

Read more

Interminimos

En el año jubilar de la Escuela Pablo Anda se llevó a cabo el encuentro deportivo entre algunas escuelas hermanas.

VER PREESCOLAR VER Primaria